ANATOMÍA DE LA INTIMIDAD literatura y espejos rotos

I should like it to resemble some deep old desk, or capacious hold-all, in which one flings a mass of odds and ends without looking them through. (Virginia Woolf) We become ourselves through others, and the self is a porous thing, not a sealed container (Siri Hustvedt) En vez de mirarme en mi espejo quiero que mi espejo se mire en mí (Alejandra Pizarnik)

Me gusta soñar

V. Hammershoi Interior

Me gusta soñar porque solo en sueños juego con lo bueno y lo monstruoso, la luz y la oscuridad. Me gusta soñar para darle un respiro a mi reloj moral y para  lanzarme a su cuello sin antes tener que mirarme al espejo e insultarme en silencio. Para clavarle un cuchillo en su pecho asqueroso o en su barriga de oso embarazado.

Me gusta soñar para hablar cara a cara con la novia de mi hijo de tres años, con Jesucristo, con Rasputín, con Kafka y Sylvia Plath. Me gusta soñar para poder soñar y no tener que pensar que tendré que soñar y despertar y no saber si lo que he soñado era un sueño o realidad. Me gusta soñar para no tener que actuar y mirar atrás e imaginar cómo podría cambiar el mundo con la única ayuda de un miserable verbo condicional.

Me gusta soñar porque no quiero pensar que tengo que celebrar la Navidad, mi cumpleaños, la llegada del verano, las fronteras o los triunfos de unos cuantos mientras tú luchas en silencio contra tu tumor maligno. Me gusta soñar y no preparar el tupper de fruta para el desayuno, el almuerzo de cada día, la mochila de Spiderman. Me gusta soñar para no ir a aquel funeral, para no tenerle que decir “lo siento” si me da igual. Me gusta soñar para correr y sudar sin apenas avanzar, sin sentirme obligada a llegar. Me gusta soñar.

Me gusta soñar para poder rodar y rodar por la nieve azulada como una bola rolliza y feliz, abrazada al hombre al que quiero. Me gusta soñar para sentir miedo verdadero, no a través de la pantalla, o de terceros, para pintar mi casa de negro, para no ver nunca más a un muerto maquillado, vestido de domingo, como si la misa fuera para él. Me gusta soñar para poder ver cómo se caen las paredes de la casa contigua y se destapa así el misterio de una vez, para decirle a la cara que es un idiota y un machista y un estúpido y un inculto que va de snob o de moderno.

Me gusta soñar para aplazar el mañana y la mañana que me espera. Me gusta soñar para volver a comerme pastel de queso con la que sé que es mi abuela aunque con un rostro más liso y rosado, para no coger más el metro que me lleva al trabajo, para fumarme dos cigarros seguidos con mi difunto padre en el jardín de una casa ocre a orillas del Mar del Norte.

Me gusta soñar, me gusta, me gusta soñar y por eso sueño, porque lo necesito y porque me gusta y, porque si no soñara, tal vez no existirían los sueños.

Anuncios

4 comentarios el “Me gusta soñar

  1. extradiegetica
    20/09/2013

    Me encanta

  2. jjulio
    06/10/2013

    Enhorabuena por el blog y mi agradecimiento por incluír MI SIGLO entre los blogs.
    Saludos

  3. “[…] y en el mundo, en conclusión,
    todos sueñan lo que son,
    aunque ninguno lo entiende.”

    Y, cuando no nos guste soñar, la pantalla en negro 😉
    Estupendo Manifiesto del Soñador.

    • Anatomía de la Intimidad
      10/04/2014

      Efectivamente. Gracias y un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19/09/2013 por en Fragmentos de Intimidad, Intimidad y etiquetada con .

Estadísticas del blog

  • 31,970 hits

Archivos

Creative Commons

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow ANATOMÍA DE LA INTIMIDAD literatura y espejos rotos on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: