ANATOMÍA DE LA INTIMIDAD literatura y espejos rotos

I should like it to resemble some deep old desk, or capacious hold-all, in which one flings a mass of odds and ends without looking them through. (Virginia Woolf) We become ourselves through others, and the self is a porous thing, not a sealed container (Siri Hustvedt) En vez de mirarme en mi espejo quiero que mi espejo se mire en mí (Alejandra Pizarnik)

Habita el mundo

Habita el mundo,
ni algodón
ni lino,
vístelo con cortinas de nylon
para que no entre ni una pizca de sol fresco.
En el alféizar pon muchas flores ortopédicas
y sobre la mesa, figuras brillantes:
tal vez piñas o bananas de cera.

Habita el mundo
y no descanses bajo las hojas de plástico
en el patio de la escuela.

Habita el mundo,
porque es muy tuyo,
tú eres su habitante.
Limpia arrodillada sus avenidas y plazoletas,
pero antes santíguate
y cubre tu cabello ondulado
con un pañuelo blanco
atado a tu larga cola de caballo.

Habita el mundo,
este mundo que te han dado,
plancha la diferencia
sobre la tabla de los mandamientos
y con un buen periódico
elimina de tu espalda la marca de sus dedos.

Habita el mundo,
dale de comer,
biberón o teta con gotas de sangre:
desayuno, almuerzo, merienda y cena.
Ellos te recompensarán a su manera,
sé buena
y obsérvalos en la media distancia:
vientres hinchados
y silencios de rey entre eructos y palabras repetidas.

Habita el mundo,
¡ya!
Quítale el polvo a esos libros viejos,
nuevos,
borrachos y ciegos de tanto esperar.
Límpialos bien
y no los abras.

Habita el mundo
y con tus manos recoge las migajas
de una copa de estaño
que no has visto entera
ni al cerrar los ojos,
ni al buscar en ella tu reflejo,
ni en el mejor de tus sueños.

Habita el mundo,
este mundo distinto al tuyo inexistente,
porque jamás llegó a nacer y tú lo sabes.
Se quedó en un aborto casero
practicado en un cuarto sin ventanas ni espejos.
No hubo médicos,
féretros,
cruces,
papeleo.
No hubo nada,
ni feto,
un hoyo perfecto.

Habita este mundo,
el mundo,
limpia sus avenidas
y cada uno de sus rincones más concurridos
y no pienses,
no te preguntes,
no dudes ante el ruido
y sobre todo,
jamás te pares a sentir un solo instante.

Habita el mundo,
como habitante que eres de él,
como una sierva de los Dioses que ahora son troles,
legisladores,
sacerdotes que hacen lo suyo
bajo arcadas de acero pespuntadas en oro.

Habita este mundo.
¡Habítalo ya!
Es tuyo y solo tuyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25/10/2013 por en Fragmentos de Intimidad, Intimidad y etiquetada con .

Estadísticas del blog

  • 28,089 hits

Archivos

Creative Commons

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow ANATOMÍA DE LA INTIMIDAD literatura y espejos rotos on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: