ANATOMÍA DE LA INTIMIDAD literatura y espejos rotos

I should like it to resemble some deep old desk, or capacious hold-all, in which one flings a mass of odds and ends without looking them through. (Virginia Woolf) We become ourselves through others, and the self is a porous thing, not a sealed container (Siri Hustvedt) En vez de mirarme en mi espejo quiero que mi espejo se mire en mí (Alejandra Pizarnik)

Alcancía (Rosa Chacel)

Reconozco que me ha costado llegar a apreciar los diarios de Rosa Chacel como merecen. Tras varias lecturas y más allá de su impecable prosa, empiezo a encontrarle ya la gracia y el misterio a su malhumor, a su amargura, a su desaliento vital, a la implacable crítica de su entorno artístico y social. En el fondo, los volúmenes de Alcancía destilan una poética de la cotidianidad sincera y pura. Una cotidianidad en la que convive lo más trivial con lo más profundamente filosófico y que desvela a la diarista como un ser riguroso intelectualmente y asimismo vulnerable a pesar de su aparente coraza.

De entre las joyas literarias que creo haber advertido en los distintos volúmenes de sus diarios íntimos, hoy quiero compartir aquí la explicación que la propia Rosa Chacel da al título de sus diarios: Alcancía. Se trata sin duda de una pequeña muestra de la conciencia lingüística y poética de la autora y de su constante búsqueda del eros. Asimismo, en esa aclaración aporta algo esencial a la definición y caracterización del género diarístico. El diario no es solo registro de hechos a través del tiempo, sino que es, en esencia, cápsula o envoltorio de misterio, de lo que se halla escondido:

He enarbolado la palabra alcancía con cierto sentido de conjuro. Mi confianza es ciega -u omnividente- en el poder de la belleza, y la palabra alcancía es armonía pura. En el sur de España se la oye con frecuencia; en Castilla, se emplea más comúnmente hucha. La imagen que ésta sugiere -rural y al mismo tiempo casera por su sonido, hucha, se asemeja bastante con buche, y así perdura en la memoria, posada en una estantería o tabla de armario como uno de esos palomos que llaman buches, siempre como hinchados, repletos de sí mismos… Yo sentí esta palabra radiante, alcancía, algo así como la integridad de la cancela ante un huerto… Y algo de eso hay; me dicen -los que saben- que en su origen existe una palabra, kanz, que significa tesoro escondido.
(Rosa Chacel, Alcancía, Ida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 08/06/2014 por en Diarios diaries journals, Rosa Chacel y etiquetada con , , , .

Estadísticas del blog

  • 31,970 hits

Archivos

Creative Commons

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow ANATOMÍA DE LA INTIMIDAD literatura y espejos rotos on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: